El mantenimiento de areneros tubulares

Los areneros tubulares son vehículos muy dúctiles y livianos debido a los materiales que lo constituyen y al tener tracción en las cuatro ruedas permiten realizar los mejores paseos en los terrenos más inhóspitos con arena y dunas.

Por todas estas características, estos autos son elegidos para recorrer diferentes puntos turísticos que de otra manera no se podrían conocer o se disfrutarían de forma restringida. La combinación de este tipo de transporte con paisajes de desiertos perdidos en la inmensidad del territorio y arena rodeada de mar son elegidos periódicamente por muchos turistas a lo largo de todo el globo. 

Para poder brindar este servicio, los diferentes prestadores de turismo deben tener una flota de gran calidad, el personal adecuadamente formado y conexiones con talleres mecánicos y locales sacabollos en San Isidro, Martínez o en las zonas aledañas al negocio, con el fin de brindar el correcto mantenimiento a los areneros tubulares. 

Atentos a cualquier anomalía

Al manejar un arenero tubular, debemos estar muy atentos a las posibles anomalías que pudiera sufrir el vehículo porque de dejarnos a pie a mitad del camino podríamos pasar un mal momento.

Ante tal escenario, es fundamental que se puedan realizar controles de rutina y llevar a mano los repuestos que más frecuentemente serían capaces de sacarnos de un aprieto. Pero, además, es importante contar con una radio que nos conecte siempre con la base, con el centro de mantenimiento o con un taller de chapa y pintura, así como tener a disposición un servicio de remolque para los casos en que sea necesario dicho traslado.

Conductores capacitados

Los emprendimientos que proveen servicios de transporte y travesías en bugís o areneros tienen un especial cuidado con todo lo que se refiere a minimizar los riesgos e impedir cualquier tipo de accidente.

En ese ámbito, es necesario contar con conductores avezados detrás del volante que nos permitan estar tranquilos ante cada viaje que el turista nos contrata. Además de conocer la técnica de manejo de los areneros, es importante que el conductor que guía a los visitantes conozca mínimamente de mecánica para poder realizar un mantenimiento de emergencia, si fuera necesario. 

Por supuesto que para cumplir con los requerimientos legales es importante que los responsables cuenten con el necesario carnet de conducir que lo habilita para manejar areneros tubulares y la empresa con los debidos seguros de responsabilidad ante accidentes.

Medidas de seguridad y respaldo

Es importante destacar que los areneros no son vehículos peligrosos en sí mismos porque están preparados para transitar dunas y no alcanzan más de 70 kilómetros por hora, o eso es lo que deberían respetar según las reglamentaciones vigentes.

Lo que puede ser riesgoso es un modo de conducir incorrecto que exponga a los visitantes a riesgos innecesarios durante el viaje, es por esto por lo que el personal desempeña un rol fundamental.

Areneros de calidad

El servicio al viajero que se presta a través de las travesías en dunas y extensiones grandes de arena son muy apreciadas por los turistas y deben brindarse dentro de un marco de calidad para que la experiencia sea evaluada positivamente y recomendada a otros. 

Para ello es fundamental que los vehículos sean renovados y mantenidos en óptimas condiciones y llegado el momento también cambiarlos por modelos más nuevos y seguros.

Llegó la Era del Hielo al turismo nacional

Cuando hablamos de la Era del Hielo no nos referimos a un paquete turístico en Ushuaia, sino que analizamos una nueva forma en la que los hoteles y otros espacios turísticos argentinos almacenan y manipulan los alimentos en sus cocinas. Naturalmente, no todos los establecimientos tienen un comedor o cafetería. Sin embargo, en la actualidad los que sí tienen cocina tratan de simplificar la forma de prestar este servicio con alimentos congelados para empresas.

Beneficios de los alimentos congelados para espacios turísticos

El primer beneficio es la conservación, ya que se puede acopiar productos para tener siempre en stock y ofrecerle un excelente servicio al huésped o cliente. Sin embargo, no es fácil tomar la decisión de incorporar alimentos preparados en una fábrica de alimentos congelados en lugar de hacerlos en la cocina del mismo hotel. La clave está en encontrar la fábrica perfecta. Esto significa una empresa que produzca productos de primera calidad.

Otro de los beneficios de los alimentos congelados es que conservan sus nutrientes en un 100%, mientras que también son muy seguros, ya que en el proceso de congelación se eliminan la mayoría los agentes patógenos. Asimismo, ahorran costos en tiempo y dinero. Tanto la disponibilidad como la diversidad los hacen muy prácticos. Cuando se compra alimentos congelados, se le gana a la estacionalidad, ya que se puede tener disponible una gran variedad de productos sin importar si es invierno o verano.

¿Cuáles son los productos congelados que más se compran?

Los más solicitados son los panificados congelados, que incluyen productos dulces y salados como empanadas, pizzas, muffins y medialunas. Con estas opciones, siempre van a estar disponibles las medialunas más crocantes para el desayuno y las empanadas de diferentes sabores en el buffet. Pero no vivimos solo de panificados, por lo que las empresas que fabrican alimentos preparados y congelados para instituciones también implementan viandas de todo tipo que contienen carnes, pescados, vegetales, pastas y arroz.

El futuro de los congelados

Se cree que el nacimiento de los alimentos congelados procesados fue en 1930 cuando se instaló el primer contenedor de congelados en un pequeño supermercado de EE. UU. Sin embargo, recién en la década 1950 conocieron la popularidad cuando nacieron las papas fritas congeladas de la fábrica McCain.

En la Argentina, este negocio tiene mucho espacio para crecer. Los analistas dicen que hay mercado a pesar de cualquier crisis o cambios económicos que pudieran surgir. Por otro lado, las empresas fabricantes deben enfrentar cara a cara al mito que afirma que los productos congelados son más caros. En el caso de los alimentos congelados para instituciones, la practicidad que brindan cubre cualquier costo adicional, por lo que tienen un futuro prometedor que puede cumplirse en muy poco tiempo.