Pequeños detalles que marcan la diferencia en el servicio al turista

Diferenciarse en un mercado cada vez más competitivo y con recursos parecidos, es sin duda uno de los principales retos de la industria del turismo mundial; y por supuesto, la provincia de San Luis no es la excepción. Asimismo, si bien se trata de un destino que no deja de seducir a visitantes nacionales e internacionales, los problemas económicos y la depresión de la economía obligan, más que nunca, a pensar nuevos servicios y ofertas, que marquen la diferencia con respecto a otras opciones disponibles.

Sin embargo, en tiempos difíciles, invertir en nuevos muebles, rediseño de espacios, cambios o ampliaciones edilicias, puede tornarse prácticamente imposible. Por eso, en esta entrada, analizaremos algunas de las posibilidades que, sin gran necesidad de erogación monetaria y con un poco de ingenio, pueden ayudar a renovarse.

El secreto está siempre en ofrecer un buen servicio al huésped y con este objetivo cuidar y pensar detalles que apuntan a brindar comodidades. La disponibilidad de un vaso de agua fresca a través de la instalación de un dispenser agua de red en lugares estratégicos es un ejemplo. 

Basta imaginar la sensación de un visitante al entrar en un hotel o lugar de alojamiento y encontrarse un vaso de agua fresca o incluso la posibilidad de una infusión caliente, sin cargo, para darnos cuenta que esta pequeña inversión puede traernos buenas recomendaciones, fruto de la grata sensación que provocamos en las personas.

Incluso si los costos aparejados se suman parcialmente en la tarifa final que ofrecemos, ese pequeño plus se traducirá en una diferenciación importante en lo que a las comodidades en sí se refiere.

Para obtener más información sobre las alternativas en dispenser, la posibilidad de alquilarlos y su instalación puede consularse el siguiet enlace: https://www.vitalisagua.com.ar/.La clave es pensar en ubicaciones estratégicas para colocarlos; en este sentido, lugares de paso y de recepción son ideales.

Otro detalle es ofrecer comodidades como servicios de internet o entretenimiento en las áreas de espera. La posibilidad de poder pedir todo tipo de comidas desde la comodidad del hotel, con la ayuda del personal de recepción, previa elección de los huéspedes en base a información suministrada por el empleado, es otra idea en el que va en el mismo sentido.

Sumar la recomendación de otros visitantes con respecto a las diferentes opciones, poniendo en los navegadores preconfigurados de las computadoras disponibles en el lobby, los sitios de recomendación de usuarios más famosos, es otro detalle que no necesita de inversión y brinda un servicio directo y útil. Si se dispone de un comedor o incluso un espacio pequeño en los que caben mesas y sillas, pueden ofrecerse cubiertos y servicio de mesa sin cargo, para quienes opten por comer en las instalaciones. A fin de cuentas no resulta una erogación importante y para el cliente puede marcar la diferencia, permitiendo ahorrar en la compra de los alimentos y aprovechando la comodidad del lugar que eligió para su estadía.

Estos pequeños detalles van marcando en la memoria sensaciones positivas, que al final del día representan ventajas importantes, y también ahorro, para los hombres y mujeres que viajan por la provincia. Un cliente satisfecho sin duda, contará su experiencia, ya sea en forma directa o a través de herramientas tecnológicas, que atraerán nuevos interesados, justificando nuestra pequeña inversión.