Cómo actuar ante una emergencia dental durante el viaje

Ya sea por placer o negocios, los viajes son momentos que nos regalamos para disfrutar y relajarnos o compromisos laborales que debemos atender con la mayor responsabilidad; en ninguna de estas opciones hay lugar para sufrir un episodio de emergencia dental.

Sin embargo, los inconvenientes que atañen a nuestra salud bucal se presentan en los viajes con mucha mayor frecuencia de lo que uno pueda imaginar por lo que conviene atenderlos con celeridad.

Todos podemos asegurar que ningún momento será oportuno para una emergencia dental; por ello, es importante saber cómo actuar en caso que se presente y más si es durante un viaje. 

Más vale prevenir que curar

Un consejo más que acertado: realizar una consulta con el dentista antes de salir de viaje, al igual que a nuestro médico de cabecera, es una decisión atinada.

El tiempo que invirtamos en esta consulta podrá traducirse en tranquilidad para todo el viaje ya que, sin importar el motivo del mismo, quitar una preocupación es tan valioso como concretar una reserva. En la página de la Dra. Alaya es posible hallar información más que relevante con respecto a este tema.

Viaje seguro

En caso de tener que efectuar un viaje luego de haberse realizado un tratamiento como la ortodoncia o haber realizado la colocación reciente de un implante, es importante que verifique estar correctamente asegurado para emprender la travesía y contar con la correspondiente asistencia en el lugar de destino.

No solo se trata de una cuestión económica sino, también, de asegurarnos de que el lugar que visitaremos tenga un profesional especializado que pueda atender cualquier urgencia dental que se nos pueda presentar.

Seguimiento requerido

Algunos tratamientos odontológicos poseen mayor necesidad de seguimiento que otros. En una boca sana, lo estándar es visitar cada seis meses al dentista o al menos una vez al año a modo de control; sin embargo, en los casos de ortodoncia, es preferible visitar al dentista con mayor frecuencia.

Además, al momento de programar un viaje es fundamental realizar una revisión del estado de los braquets y consultar sobre los accesorios necesarios de limpieza y tratamiento para llevar durante la estadía, esto, en caso no se consiga algún producto en el lugar donde se va de visita. Al hacer clic aquí podrás obtener muy buena información brindada por los más destacados especialistas en ortodoncia.

En resumen

Estar preparado no es de ninguna manera llamar a la desgracia, es solo saber que se cuenta con lo necesario para hacer frente a una necesidad posible.

Por último, es fundamental tener un control con el dentista de cabecera y realizar la verificación que en el lugar de destino se podrá contar con un especialista ante cualquier eventualidad.

Es necesario, además, verificar todo lo referido a la cuestión económica ya que si su seguro no cubre esa asistencia en el exterior lo más probable es que se vea obligado a desembolsar una gran cantidad de dinero para cubrir la emergencia dental.