¿Conviene abrir una franquicia en una zona turística?

Las franquicias son una de las alternativas con mayor tasa de crecimiento en el sector de los negocios, sobre todo cuando hablamos de marcas y productos internacionales. A pesar de ese considerable nivel de éxito, el sector del turismo muchas veces se pregunta si conviene o no invertir en esta opción. Desde aquí, y en su justa medida, consideramos que sí. Los emprendimientos locales dentro de una zona turística, como podría serlo la Costa Atlántica, y las franquicias, pueden convivir perfectamente bien.

 

Al respecto nos asesoramos con el Estudio Canudas, especializados en franquicias en la Argentina, quienes nos comentan respecto de la notable tasa de éxito de este tipo de negocios, independientemente del área en las cuales se desarrollen. Lo cierto es que las franquicias y el sector del turismo poseen una larga tradición de colaboración mutua, siempre y cuando exista una regulación a nivel local que permita una equilibrada coexistencia dentro de un contexto atravesado de principio a fin por reglas claras.

El turista promedio de nuestro país suele ver con buenos ojos la presencia de franquicias conocidas, sobre todo en materia gastronómica. Y si bien es cierto que los emprendimientos locales deben contar con el auspicio y el estímulo de sus respectivos municipios y gobiernos provinciales, la presencia de franquicias no parece ser una competencia directa, ya que éstas se dirigen hacia otro tipo de público; de modo tal que la convivencia de la que hablábamos anteriormente es perfectamente viable.

 

Al comienzo nos preguntamos si conviene o no abrir una franquicia dentro de una zona turística, y la respuesta más razonable que arrojan los datos es sí. Las franquicias no solo pueden instalarse de forma rápida y satisfactoria en este tipo de entornos, sino que además resultan ser una inversión bastante confiable en el mediano plazo. En todo caso, lo más importante será realizar los estudios correspondientes, así también como obtener asesoramiento profesional para evaluar cada caso dentro de su contexto particular.

 

Las consultoras de franquicias son la herramienta más idónea al respecto. No solo podrán asesorarnos respecto de las características de la franquicia propiamente dicha, sino además en términos de administración, acuerdos contractuales y cuestiones previsionales e impositivas. Aquellos que quieran obtener más información sobre este tipo de consultoras aquí pueden ver más.

 

Es probable que, incluso al asesorarnos e invertir dentro de un marco de cierta previsibilidad, exista cierto margen para la incertidumbre. Pocas franquicias pueden garantizar un éxito rotundo sin evaluar con anterioridad un posible panorama negativo. Sin embargo, creemos que dentro de las zonas turísticas las probabilidades de llevar adelante una franquicia exitosa son lo suficientemente atractivas como para que los inversores comiencen a evaluar seriamente esta posibilidad.

 

El turista promedio reconoce y recurre con frecuencia a las franquicias que ya le han demostrado su excelencia en el pasado, tanto dentro del ámbito gastronómico como en otros. Por otra parte, este tipo de negocios suelen contar con un balance muy equilibrado entre precio y calidad de sus productos y servicios; con lo cual no hay motivos razonables para pensar que no podrían tener un alto impacto en la economía de cualquier zona turística de nuestro país.